Stay up to datewith our email updates

Novena a la Inmaculada Concepción (Dic 8-16)

 Eric Barrera
Print This Page

Inmaculada Virgen María, escogida por la gracia de Dios desde el momento de tu concepción en el vientre de Santa Ana, elegida a ser la Madre de Jesucristo, el Hijo de Dios.

Dios te salve, María, llena de gracia y bendita más que todas las mujeres, Virgen singular, Virgen soberana y perfecta, elegida por Madre de Dios y preservada por ello de toda culpa desde el primer instante de tu Concepción.

Acuérdate, Virgen Santísima, que fuiste Madre de Dios, no sólo para tu dignidad y gloria, sino también para nuestra nuestra y provecho de todo el género humano.

Mírame con bondad al implorarte este favor especial: (menciona su petición).

Virgen Inmaculada, Madre de Dios y Madre nuestra, desde tu trono vuelve tus ojos misericordiosos. Lleno de confianza en tu bondad y poder, te suplico que me ayudes en este camino de la vida lleno de peligros para el alma. Me entrego totalmente a ti, para que nunca siga en la esclavitud del pecado sino que siempre viva en la humildad de la pureza. Me consagro a ti para siempre, con el único deseo de amar a tu divino Hijo Jesús.

María, que como todos tus fervientes devotos también nosotros gocemos de la salvación eterna.
Amén.