Stay up to datewith our email updates

Programas Planificados

 Eric Barrera
Text Size Print This Page

Todos necesitamos un testamento

Todo ser adulto debería disponer de un testamento cuidadosamente preparado, para que de una manera planificada se puedan heredar sus  bienes, independientemente del valor del patrimonio que haya acumulado en vida.

Dicho testamento es necesario aún cuando se hayan previsto otras formas de resguardo tales como fideicomisos o propiedades mancomunadas.

Un testamento suscrito en condiciones legales es un documento forzoso y obligatorio, que  ayuda a garantizar que se cumplan los objetivos previstos por la persona para después de su muerte. Es decir, es el legado de cada ser humano que debe ser respetado después de su muerte. Un testamento es un documento escrito y elaborado de acuerdo a las formalidades prescritas por la ley y, por ello, es muy importante contar con la asistencia y orientación de un abogado competente.

El testamento es uno de los documentos más importantes en el que se expresa su voluntad para después de su muerte. Por medio de él, podrá:

  • Hacer entrega a sus herederos de los bienes que ha podido atesorar en vida.
  • Contribuir a la seguridad financiera de esos herederos y beneficiarios.
  • Ayudar a aquellas causas y obras de caridad que fueron de su estima durante su vida.
  • Perpetuarse a sí mismo y a sus seres queridos.
  • Minimizar los impuestos sobre sus bienes.
  • Maximizar los activos que recibirán sus beneficiarios.

Tipos de legados

Existen varias formas o procedimientos por los cuales es posible transferir propiedades bajo la figura legal. Para los fines de este texto, el término “beneficiario” hace referencia tanto a destinatarios individuales como múltiples.

  • Un legado específico indica que un objeto determinado será entregado a un beneficiario.

Por ejemplo: entrego en legado a mi hija, Mary Smith, mis anillos de diamantes.

  • Un legado genérico es una asignación testamentaria en la que se hereda  un monto específico de dinero o un porcentaje de los bienes y  deberán ser entregado a un beneficiario.

Por ejemplo: dejo en herencia para mi hijo, Joe Smith, $25,000 (valor fijo) o un 25% de mi dinero en efectivo (valor variable).

  • Un legado residual prescribe que el beneficiario reciba lo que resta luego de satisfacer costos tales como funeral, deudas, impuestos, sucesión, así como legados genéricos y específicos.

Por ejemplo: el resto de mis bienes deberá ser dividido entre mi hija, Mary Smith, y los Misioneros Oblatos de María Inmaculada.

También es posible designar un beneficiario de contingencia en el testamento. Él es quien podrá recibir la herencia en caso de que el beneficiario primario muera primero. En la mayoría de los estados, la ley indica que si el beneficiario de un testamento fallece primero el testamento es nulo y los bienes pasarán a los beneficiarios residuales. Si el beneficiario residual también murió, los bienes estarán bajo los estatutos que marca Ley de Bienes Intestados de su Estado. A menudo, las organizaciones de caridad son designadas como beneficiarios de contingencia.

Como ha podido apreciar, existen varios tipos de legados que benefician a las organizaciones de caridad. Tenemos la esperanza que considere la posibilidad de designar a Oblate Missions como entidad beneficiada en su testamento (nuestro nombre legal es “U.S. Province of the Missionary Oblates of Mary Immaculate, Inc.”). Los Misioneros Oblatos agradeceremos enormemente todo obsequio recibido que contribuya a la realización y continuación de nuestro ministerio en el futuro.